Olaudah Equiano, rebautizado como Gustavus Bassa por sus captores, fue el primer esclavo liberado en narrar su experiencia como superviviente de la esclavitud transatlántica. Logró comprar su libertad tras ser llevado desde la actual Nigeria hasta el Caribe, lugar donde vivió como esclavo hasta los 21 años de edad. Equiano fue un férreo defensor del movimiento abolicionista y viajó hasta el Reino Unido donde siguió su lucha por la abolición de la esclavitud hasta 1797.

El viaje por el Atlántico

Lo primero que vieron mis ojos cuando arribé a la costa fue el mar y un barco negrero, que estaba entonces anclado y esperando por su carga. Esto me llenó de asombro, que pronto se convirtió en terror cuando fui transportado a bordo. Inmediatamente, fui palpado y sacudido por alguien para ver si estaba sano; y entonces me persuadí de que había entrado en un mundo de malos espíritus, y de que ellos iban a matarme. También sus apariencias, tan distintas a las nuestras, sus largos cabellos, y el lenguaje que hablaban (que era muy distinto a todo lo que ya había oído hasta entonces) se unieron para confirmarme en esta creencia. De hecho, eran tales los horrores que veía y los temores que tenía en ese momento que, si hubiera tenido diez mil mundos los hubiera cambiado por ser el más humilde esclavo en mi propio país. Cuando observé dentro del barco, y vi una gran olla de cobre hirviendo, y una multitud de negros de todo tipo encadenados uno a otro, expresando cada uno de sus semblantes desaliento y pena, no dudé más sobre mi destino; y, totalmente poseído por el horror y la angustia,  me tumbé en la cubierta y me desvanecí. Cuando me recobré un poco, encontré algunos negros cerca mío, que creo que eran algunos de los que me habían traído a bordo y habían estado recibiendo su paga, ellos me hablaban para animarme, pero en vano. Les pregunté si no íbamos a ser comidos por esos blancos de horrible apariencia, rojas caras y largo cabello. Me dijeron que no, y uno de ellos me ofreció una pequeña porción de un licor espirituoso en una copa de vino,  pero no lo tomé de sus manos por el miedo que tenía. Uno de los negros, entonces, lo tomó y me lo dio, y yo bebí, pero, en lugar de revivirme como ellos pensaban, me arrojó en la mayor consternación ante la extraña sensación que producía, nunca antes había probado ningún licor así. Inmediatamente después de esto, los negros que me habían traído a bordo se fueron y me dejaron abandonado a la desesperanza.

Crédito Imagen: El País, Retrato de Olaudah Equiano

Crédito Imagen: El País, Retrato de Olaudah Equiano

Me vi entonces privado de toda oportunidad de retornar a mi país natal, o aún del último atisbo de esperanza de ganar la playa, a la que ahora consideraba amigable; y aún deseé mi anterior esclavitud antes que mi situación presente, llena de horrores de toda clase, y magnificada por mi ignorancia sobre lo que iba a ocurrir después. No me fue permitido padecer tranquilo mi pena, fui puesto rápidamente bajo la cubierta,  y allí recibí tal saludo en mis narices como nunca había experimentado en mi vida: así, con la repugnancia del hedor, y llorando en compañía, me enfermé tan gravemente que en era capaz de comer, ni tenía deseos de probar bocado. Ahora deseaba que la última amiga, la muerte, me liberara; pero pronto, para mi pesar, dos de los hombres blancos me ofrecieron comestibles; y, ante mi negativa a comer, uno de ellos me tomó rápidamente por las manos, y me llevó creo que al cabrestante y me ató los pies, en  tanto el otro me azotaba severamente. Nunca antes había experimentado nada igual, y aunque no estaba acostumbrado al mar, y naturalmente le temía la primera vez que lo vi, podría haberme tirado por la borda pero no tuve oportunidad de hacerlo, porque nos vigilaban muy de cerca cuando no estábamos encadenados bajo la cubierta, no fuera que saltáramos al agua, y yo vi a algunos de estos pobres prisioneros africanos severamente cortados por intentar hacerlo, y frecuentemente azotados por no comer. De hecho este fue mi propio caso. Un breve tiempo más tarde, entre los pobres hombres encadenados, encontré algunos de mi propia nación, lo que en un pequeño grado alivió mi mente. Les pregunté qué iba a pasar con nosotros, y me dieron a entender que íbamos a ser llevados al país de esos hombres blancos para trabajar para ellos. Entonces reviví un poco y pensé, si no era nada peor que trabajar, mi situación no era tan desesperada; pero todavía temía que me llevaran a la muerte, los blancos actuaban de una manera, a mi parecer, tan salvaje; yo nunca había visto entre ningún pueblo tales instancias de crueldad brutal; y esto no solamente en su relación con nosotros los negros, sino también hacia algunos de los mismos blancos. Un hombre blanco en particular yo vi, cuando nos estuvo permitido estar en la cubierta, que era azotado en forma inmisericorde con una gran soga cerca del palo de trinquete, que murió a consecuencia de ello; y lo tiraron por la borda como hubieran hecho con una bestia. Esto me hizo temer al máximo de esta gente; y no esperaba menos que ser tratado de la misma manera. No pude ayudarme expresando mis miedos y aprensiones a algunos de mis paisanos; les pregunté si esa gente no tenía país, de manera que vivía en este sórdido lugar (el barco), ellos me contestaron que no, que venían de un país distante. “Entonces, dije, ¿cómo es que en nuestro país nunca oímos hablar de ellos?” Me contestaron que era porque vivían tan extremadamente lejos. Luego pregunté ¿dónde estaban sus mujeres? ¿tenían algo como ellas? Me dijeron que las tenían. “¿Y por qué, dije, no las vemos?” Me contestaron que porque las habían dejado atrás. Pregunté cómo era que el velero podía navegar. Me contestaron que no lo podían decir, pero que había paños puestos sobre los mástiles con la ayuda de las sogas que había visto, y que entonces el velero navegaba, y que los hombres blancos tenían algún hechizo o magia que ponían en el agua cuando querían detener el velero. Yo estaba excesivamente asombrado con este relato, y realmente creía que ellos eran espíritus. Yo entonces deseaba mucho irme lejos de ellos, porque pensaba que podían sacrificarme; pero mis deseos eran vanos, porque estábamos tan aprisionados que era imposible escapar para cualquiera de nosotros.

Crédito Imagen: Bridgeman/ Index, Cargamento humano

Mientras estábamos en la costa yo estaba mayormente en la cubierta; y un día, para mi mayor asombro, vi uno de estos veleros viniendo con las velas desplegadas. Tan pronto como los blancos lo vieron, dieron un gran grito, con el que fuimos sorprendidos; y mucho más cuando el velero apareció a lo largo aproximándose más cerca. Finalmente, ancló a mi vista, y cuando se dejó caer el ancla yo y mis paisanos que vimos eso quedamos atónitos al observar que el velero se detenía, y ahora estábamos convencidos que eso se hacía mediante magia. Poco después, este otro barco dejó caer los botes, y vinieron hacia nosotros, y la gente de ambos barcos pareció muy contenta de encontrarse. Varios de los extranjeros también estrecharon las manos con nosotros los negros, e hicieron señales con sus manos, yo supuse que significando que nosotros íbamos a ir a su país, pero no los entendimos.

Finalmente, cuando el barco completó su carga, lo aprestaron haciendo muchos ruidos atemorizadores, y fuimos todos puestos bajo cubierta, de manera que no pudimos ver como maniobraban el velero. Pero esta decepción era la menos de mis penas.  El hedor en el hueco en que estábamos era tan intolerablemente pestilente mientras permanecíamos en la costa, que era peligroso permanecer allí para en cualquier momento, y habían permitido a algunos de nosotros permanecer en la cubierta para tomar aire fresco;  pero ahora que el cargamento de la nave en su conjunto fue confinado, llegó a ser absolutamente pestífero.  La estrechez del lugar, y el calor del clima, agregado al número de gente dentro de la nave, que era tan apretado que cada uno tenía apenas sitio para darse vuelta, casi nos sofocaron.  Esto produjo transpiraciones copiosas, de modo que el aire pronto llegó a ser impropio para la respiración, de una variedad de olores pestíferos, y produjo la enfermedad entre los esclavos, de los cuales muchos murieron, víctimas así de la avaricia imprevisora, como puedo llamarla, de sus compradores.  Esta situación desgraciada fue agravada además por la irritación de las cadenas, llegó a ser insoportable ahora;  y la inmundicia de las tinas necesarias, en las cuales los niños cayeron a menudo, y casi fueron sofocados.  Los chillidos de las mujeres, y los gemidos muerte, hicieron del conjunto una escena de horror casi inconcebible.  Felizmente quizás, para mí, tan bajo cayó mi salud que era necesario tenerme casi siempre en cubierta;  y por mi juventud extrema me no pusieron grillos.  En esta situación esperé cada hora compartir el sino de mis compañeros, algunos de los cuales fueron traídos casi diariamente sobre cubierta en punto de muerte, de la cual comencé a esperar que pronto pusiera fin a mis miserias.  Pensé a menudo que muchos de los habitantes de la cubierta eran más felices que yo.  Les envidié la libertad que gozaban, y deseaba a menudo poder cambiar mi suerte por la de ellos.  Cada circunstancia en que me enfrenté a ellos, sirvió solamente para hacer mi estado más doloroso, y aumentó mis aprehensiones, y mi opinión sobre la crueldad de los blancos.

Un día ellos habían obtenido muchos pescados;  y cuando habían los matado y se habían satisfecho comiendo hasta que se sintieron llenos, para el asombro de los que estábamos en la cubierta, antes que darnos algunos de ellos para comer, como esperamos, tiraron los pescados restantes en el mar, aunque pedimos y rogamos tan bien como podíamos por alguno de ellos, pero en vano;  y algunos de mis paisanos, presionados por el hambre, intentaron, cuando pensaron  que nadie los veía, conseguir un poco por sí mismos;  pero los descubrieron, y la tentativa les procuró algunos latigazos muy severos.  Un día, cuando teníamos un mar liso y un viento moderado, dos de mis decaídos paisanos que fueron encadenados juntos, (estaba cerca de ellos en ese momento) prefiriendo la muerte a tal vida de miseria, de alguna manera pasaron a  través de las redes y saltaron en el mar:  inmediatamente, otro desanimado compañero, que, a causa de su enfermedad, fue puesto fuera de los hierros, también siguió su ejemplo;  y creo que muchos más muy pronto habrían hecho igual, si no hubieran sido detenidos prevenidas por los tripulantes de la nave, que fueron alertados inmediatamente.  Los de nosotros que estábamos más vigorosos, fuimos en un momento colocado debajo de la cubierta, y había tal ruido y confusión entre la gente de la nave como nunca oí antes, para detenerla, y bajar un bote para ir tras los esclavos.  Sin embargo, dos de los infelices se ahogaron, pero atraparon al otro, y lo azotaron luego sin misericordia, procurando así que prefiriera la muerte a la esclavitud.  De este modo continuamos experimentando más dificultades de las que puedo ahora relatar, las dificultades que son inseparables de este comercio maldito.  Muy a menudo estábamos cerca de la asfixia por el deseo de aire fresco, del que estábamos privados por días enteros.  Esto, y el hedor de las tinas para las necesidades, llevó a muchos al fin.

Durante nuestro viaje, primero vi los peces voladores, que me sorprendieron mucho;  solían con frecuencia volar a través de la nave, y muchos de ellos se caían en la cubierta.  También vi por primera vez el uso del cuadrante; veía con asombro como a menudo los marinos hacían hacer observaciones con él, y no podría imaginar lo que significaba. Finalmente se dieron cuenta de mi sorpresa;  y uno de ellas, queriendo aumentarla, así como para agradar mi curiosidad, me hizo mirar a través de él.  Las nubes me parecían ser la tierra, que desaparecieron así como pasaron de largo.  Esto aumentó mi maravilla;  y estaba ahora más persuadido que nunca de que estaba en otro mundo, y que cada cosa sobre  era mágica. Finalmente, estuvimos a la vista de la isla de Barbados, entonces los blancos a bordo dieron un gran grito, e hicieron muchas muestras de alegría hacia nosotros.  No sabíamos qué pensar de esto;  pero así como el velero se acercó, vimos plenamente el puerto, y otras naves de diversas clases y tamaños, y pronto anclamos entre ellos, en Bridgetown.  Muchos comerciantes y plantadores entonces vinieron a bordo, aunque era por la tarde.  Nos pusieron en lotes separados, y nos examinaron atentos.  También nos hicieron saltar, y señalaron a la tierra, significando nosotros debíamos ir hasta allí.  Por esto pensamos que íbamos a ser comidos por estos hombres feos, tal como nos parecieron a nosotros;  y, cuando pronto después de esto nos colocaron a todos debajo de la cubierta otra vez, había mucho pavor y estremecimiento entre nosotros, y nada se oía  sino gritos amargos que duraron toda la noche, tanto era así, que finalmente los blancos trajeron algunos viejos esclavos de tierra para tranquilizarnos.  Nos dijeron que íbamos a ser comidos, sino a trabajar, y que pronto iríamos a tierra, en donde veríamos a mucha gente de nuestro país.  Este informe nos tranquilizó mucho.  Y más seguros, pronto después de que fuimos desembarcados, vinieron a nosotros africanos de todos los idiomas.

 

Crédito Imagen: El diario de cultura, Exhibición de esclavos

Nos condujeron inmediatamente al mercado, donde fuimos encerrados todos juntos, como  muchas ovejas en un rebaño, sin consideración alguna hacia el sexo o edad. Así como cada objeto era nuevo a mí, cada cosa que vi me llenó de sorpresa.  Lo que me chocó primero, fue que las casas estaban construidas con los ladrillos y los pisos altos, en cada aspecto diferentes de los que había visto en África;  pero todavía estaba más asombrado al ver a gente montada a caballo.  No sabía lo que podría significar esto;  y, de hecho, pensé que esta gente era llena de artes mágicos.  Mientras que estaba en este asombro, uno de mis compañero-presos habló a un paisano el suyo, acerca de los caballos, que dijo que eran de la misma clase que tenían en su país.  Los entendí, aunque eran de una parte distante de África;  y pensé que yo no había visto nunca caballos allí;  pero luego, cuando vine conversar con diversos africanos, encontré que tenían muchos caballos entre ellos, y muchos más que ésos yo entonces veía.

No estuvimos muchos días en custodia por el comerciante, antes de que nos vendieran de la manera usual, que es ésta:  Dada una señal, (como el golpe de un tambor) los compradores acometen inmediatamente en el patio donde se confinan los esclavos, y hacen la elección del lote que más les gusta.  El ruido y el clamor con el cual se hace esto, y la impaciencia visible en las caras de los compradores, sirven no poco para aumentar la aprehensión de los africanos aterrorizados, que pueden bien suponerlos como los emisarios de esa destrucción a quienes se piensan determinados.  De este modo, sin escrúpulos, son separados parientes y amigos, la mayoría de ellos para no volverse a ver nuevamente.  Recuerdo, en el velero en el cual me trajeron, en el apartamento de los hombres, allí había varios hermanos, que, en la venta, fueron vendidos en diferentes lotes;  y era muy conmovedor en esta ocasión, ver y oír sus gritos en la partida.  ¡O, cristianos nominales!  ¿no puede un africano pediros lo que aprendió de vuestro Dios, que dice que lo hagáis a otros hombres lo haréis a vosotros?  ¿No es bastante que nos arrancan de nuestro país y amigos, a trabajar para el aumento de su lujo y lujuria? ¿Debe todo tierno sentimiento sacrificarse a vuestra avaricia? ¿Deben los amigos y parientes más queridos, ahora más queridos por su separación,  todavía ser divididos de uno en uno, y para así no animar la lobreguez de la esclavitud, con la comodidad pequeña de estar juntos;  y compartir sus sufrimientos y dolores?  ¿Por qué deben los padres perder a sus niños, los hermanos a sus hermanas, los maridos sus esposas?  Seguramente, esto es un nuevo refinamiento en la crueldad, que, mientras que no tiene ninguna ventaja que expiar,  agrava la angustia;  y agrega aún nuevos horrores a la miseria de la esclavitud.

Olaudah Equiano, “Gustavus Vassa, The African”,1979

Comentarios

No hay comentarios Radio Africa

LogIn

  • (no será publicado)