Tania Adam – Barcelona 2011 | ¿Realmente tiene sentido seguir utilizando la etiqueta worldmusic o Músicas del mundo? ¿Será que los que no se encasillan bajo esta denominación no son de este mundo?

Esta mañana echando en vistazo a la revista Time Out Barcelona me sobresalté por un detalle en el que pocos se hubieran fijado. Ese pequeño detalle insignificante forma parte de una batalla personal que he empezado hace un par de años y que de momento no pienso abandonar: poner en un mismo nivel la percepción de la creación que procede del continente africano y de su diáspora con la que nos ofrecen los medios, de tal manera que los creadores y sus obras sean vistos como parte integrada del panorama cultural y no como algo exótico y aislado.

Vuelvo a mirar la reseña y las que la rodean, me pregunto si habrá sido un fallo, pero mucho me temo que no, creo que se hizo con premeditación; la agenda musical está divida por días y luego por estilos musicales, el world music o músicas del mundo se considera como un estilo más. Considerar el world music como un estilo tiene delito, pero lo que me molestó no fue eso sino lo siguiente: “Músicas del Mundo: Nneka. Bikini… Nneka”; una cantante nigeriana afincada en Alemania que ha despertado comparaciones con la ex cantante de los Fugees, Lauryn Hill. Presenta en Bikini su tercer disco, “Soul is Heavy” (2011) donde continua mezclando hip-hop, reggae y soul”

La pregunta es: ¿porqué una cantante que desarrolla estilos totalmente identificables frente a la industria musical mainstream como el hip-hop se la encasilla dentro del world music? ¿Es porque es nigeriana? Muchos quizás consideréis exagerada esta observación, pero este simple hecho refleja el afán de clasificación y la manera en como las sociedades occidentales observan lo ajeno. En el caso de la música lo que se desconoce y no entra dentro de un pack descriptible se coloca dentro del cajón de sastre, donde caben infinidad de músicos con sonidos muy dispares al que llaman world music.

Pero el world music forma parte del pasado. En la época actual de globalización en la que vivimos, donde lo ajeno está cercano y las identidades culturales se entremezclan ¿tiene sentido seguir llamando world music a la música que nos ofrece Nneka? ¿No hubiera sido mejor ponerla en apartado de hip-hop? Creo que hay que empezar a ver a los creadores de los países emergentes y de los llamados tercermundistas como otros más y si hay que encasillar a los músicos se tendría que hacer según su trabajo y no según su procedencia, ¿no?

Comentarios

2 Comments Radio Africa

LogIn

  1. virta_1993@hotmail.com'
    virta / 29 mar 2012 4:21 #

    sabias palabras

    Reply
  • (no será publicado)