Tania Adam – Barcelona | Que la imagen del continente africano está tergiversada es vox populi. Que el hecho viene de una falta de responsabilidad social, diría que es cierto. Y que en el punto de mira están los medios de comunicación y las ONG’s, es obvio. Intentar aportar fórmulas innovadoras desde el mismo periodismo para paliar esta calamidad es lo que hacemos algunos, y de ello hablamos hace unas semanas en “Los nuevos corresponsales” un debate organizado por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona – CCCB en el marco de las actividades de Making Africa.

Más allá de los acontecimientos relacionados con las desgracias humanas, existe una falta de interés de los medios españoles por lo que sucede fuera del mundo occidental. Xavier Aldekoa, Gemma Parellada y Samuel Aranda compartían la dificultad de ser corresponsales de un medio español en África, en los cuales, con suerte, se asigna una persona para todo el continente, y claro está, bajo esas condiciones cuesta hacer una cobertura adecuada. Este, a mi entender, es un hecho grave, no porque sea África, si no porque el déficit de corresponsalías es un síntoma indudable del eurocentrismo latente de nuestra sociedad. La falta de corresponsales en África produce un déficit de información que tiene como consecuencia un imaginario incompleto y tergiversado. Algo que se vio reforzado a finales de los ‘90 con el boom  de las ONGs, que para validar sus actuaciones en el terreno y costear necesidades económicas, no les quedaba otra salida que transmitir una realidad de miseria y pena.

Pero sentada sobre el escenario del auditorio del CCCB, me di cuenta de que todo forma parte de la misma rueda; de que los corresponsales y ONG’s solo son una ínfima parte, y de que a pesar de estar en el punto de mira, ni los medios ni las ONGs son los culpables de todos los males. Podrían ser acusados de mala praxis, pero en ningún caso son los únicos responsables porque ellos mismos forman parte de una rueda mucho más grande e incontrolable. Hablo de una rueda que funciona bajo los parámetros que ya regían el periodismo de Kapuściński y que probablemente se han acentuado desde la desaparición del bloque soviético. Esa rueda es lo que le llamo el “eurocentrismo galopante”; el etnocentrismo europeo, y por extensión, el norteamericano que pretende que sus logros, valores y metodologías sean universales alimentando, no sólo todos los “neos”: neocolonialismo, neocapitalismo, neopaternalismo, neoliberalismo… Sino que además, esta doctrina, es la base de las ciencias sociales que “adiestran” a gran parte de la población mundial.

Todo forma parte de una maquinaria compleja en la que entran muchos actores e intereses en juego. Las corresponsalías son, en el fondo, una manera de reproducir el poder. Desde nuestra humildad, tal vez consigamos cambiar la manera de transmitir la información, sin embargo, para que cambie la estructura de las corresponsalías tiene que cambiar la forma de gestionar los diarios, empresas e intereses de Occidente. Es decir, tiene que haber un nuevo orden mundial: ese el quid de la cuestión. Y eso no puede hacerse solo con la voluntad del periodista, con iniciativas como la nuestra, o con el “vamos a cambiar el mundo”.

En realidad se trata de una lucha de David contra Goliat, y a veces, no somos conscientes de que estamos en ese campo de batalla, ni de que probablemente la lucha es más ardua de lo que nos podemos llegar a imaginar. Porque para conseguir un nuevo orden hay que atacar algo mucho más grande: las ciencias sociales que se enseñan en todo el mundo. Todo lo que hagamos sin trabajar desde ahí son parches.

+ Tania Adam | Fundadora y editora de Radio Africa. Es gestora cultural especializada en el ámbito de la interculturalidad, la inmigración y las sociedades africanas. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas, ha trabajado en varios proyectos culturales, de sensibilización e investigaciones relacionadas con África y su Inmigración, en Cultura y Desarrollo y en el fomento de la interculturalidad a través de entidades como la Fundación Interarts, el Centro de Estudios Africanos e Interculturales de Barcelona o el Ayuntamiento de Barcelona.

Síguenos en facebooktwitter, instagram y mixcloud
Suscríbete a nuestra newsletter

Comentarios

No hay comentarios Radio Africa

LogIn

  • (no será publicado)